Si estás en una empresa como Dazzling ya es sabido que buscas pareja estable, por lo tanto, el primer paso de marcarte un objetivo ya lo tienes superado. Y ¿qué pasa cuando te mandan el contacto de aquel candidato/a que te proponen para que conozcas, o te han presentado a alguien y toca quedar a solas? Aquí empiezan los nervios y las dudas; ¿qué te vas a poner, vas a la peluquería, te afeitas, camisa o camiseta, te arreglas mucho, tacones, botines planos, me pongo perfume, te depilas por si acaso, y la ropa interior…?, ¿dónde vais a quedar, quedáis en un sitio concurrido de gente, con música, para cenar, para comer, un café…? ¿Y si no te gusta, que harás? Mil cosas se te pasan por la cabeza, ¿a que sí? En este artículo intentaremos proponer algunas guías para que esa primera cita vaya lo mejor posible. Al final el 50% de esa cita depende de ti, así que manos a la obra.

TEN CONFIANZA EN TI MISMO/A

A veces somos nuestros peores críticos y nos cuesta ver aquello que tenemos tan bueno que sería increíble mostrar. Piensa qué dirían tus amistades de ti y sobre todo piensa en que si esa persona ha accedido a conocerte es porque algo de ti le ha llamado la atención como para querer tener una cota contigo.

Los mensajes que te dices a ti mismo/a tienen más fuerza de la que te crees y tus pensamientos pueden ser capaces de boicotear lo que podría ser una buena cita. Si te cargas de pensamientos negativos y no te ves capaz de gustar, seguramente a los ojos de la otra persona llegará esa actitud tuya y no captarás su atención. En cambio, si tus pensamientos van en la línea de que eres una persona muy interesante y que te mereces conocer a alguien con el que compartir tu vida, la cita irá muchísimo mejor de lo esperado.

PREDISPOSICIÓN Y RITUAL

Después de encauzar tus pensamientos positivos organízate un ritual en el que vayas a tu armario a escoger aquella ropa que te vas a poner. Elige un look con el que te sientas seguro/a y cómodo/a. No te pongas un traje y corbata si no es tu estilo, ni vayas en chandal porque quizá no reflejes la imagen adecuada para una primera impresión. Igual pasa con unos tacones altos, si no te sientes cómoda no te los pongas, ni un vestido muy ajustado y corto si alomejor no vas a estar cómoda ni para sentarte. Siéntete seguro/a de ti mismo/a y que al mirarte al espejo reflejes a aquella persona que realmente eres y quieres mostrar.

ESCOGE UN LUGAR ADECUADO

El primer encuentro se recomienda que sea en un lugar público, neutro y tranquilo, como una cafetería, por ejemplo. Intenta descartar planes como ir al cine, a un concierto o un teatro. Se trata de que habléis y os conozcáis y estos lugares no dan para mucha conversación. Es mejor hacer un café para una primera toma de contacto, no se alargará mucho y si os lo estáis pasando bien siempre quedará la excusa de hacer algún plan que implique más tiempo para seguir conociéndoos. Evita también lugares muy íntimos, como una casa, porque puede intimidar a la otra persona en algún momento.

TEMAS DE CONVERSACIÓN POSIBLES

Hay muchísimos temas de los que podéis hablar. Interésate por la persona que tienes delante, pregúntale por su trabajo, por su ciudad natal, por su infancia, por sus hobbies…muestra una escucha activa con tu mirada, tus gestos y tu postura, evita hablar exclusivamente de ti porque denotará que tienes poco interés y poco a poco irá disminuyendo el entusiasmo de seguir conociéndote.

Evita hablar de anteriores parejas a menos que la conversación os lleve a ello de manera natural, pero no es un tema de conversación agradable ni agradecido para que aflore en una primera cita. Es un momento de hablar de cada uno y no de terceras personas. Es un factor importante para saber si realmente la persona que tienes delante te interesa como para tener una segunda cita.

Si se hacen silencios, no siempre tienen que ser incómodos. Es posible que la otra persona esté escuchando la música o esté pendiente de lo que está tomando. No quieras llenar esos silencios con frases o palabras que no sean agradables.

Si eres tímido/a puedes optar por empezar a ser el que hace las preguntas, y si eres el/la que suele hablar mucho, puedes respirar hondo, serenarte y dejar que el otro participe. Es incómodo tener a alguien delante que no conoces casi de nada haciendo un monólogo.

No trates de hablar sobre temas que no te interesan intuyendo que al otro le gustará, sé tu mismo/a y habla con naturalidad de lo que a ti te parezca interesante.

Mantén una buena actitud y piensa cómo te gustaría que se comportaran contigo para así actuar en consecuencia. Elogia su forma de vestir si te gusta o el lugar que ha escogido (si lo ha escogido), y si lo has elegido tu puedes explicar el porqué. Seguro que es una buena razón para que sepa tus intenciones de querer agradar.

BESAR O NO BESAR

Hay dos actitudes que pueden determinar que la cita acabe en éxito o fracaso. Una de ellas es hablar de sexo durante el encuentro y la segunda es intentar besar. En las dos situaciones tienes que estar atento/a a las señales que te dio la otra persona y la imagen que queremos mostrar. Si hay química suficiente y la situación os lleva a ese posible beso y a los dos os apetece, estáis en todo el derecho de hacerlo. O también puedes esperar a una segunda cita y, con más confianza, sacarlo como un posible tema de conversación. En cualquier caso, es mejor ser prudente y no precipitarse si no lo ves claro.

Independientemente de estas pequeñas instrucciones, lo principal y básico es que vayas con buena actitud y predisposición a pasar un momento agradable sobre un pilar de educación, respeto y actitud positiva. Lo demás vendrá solo.

En Dazzling podemos ayudarte en tu proceso de búsqueda de pareja estable, infórmate en nuestra web https://www.dazzling.es